El nuevo estándar promete mejorar la velocidad y estabilidad de la Wi-Fi en nuestros hogares.

En enero de 2019, en el Consumer Technology Association, CES, de Las Vegas, EE.UU., los fabricantes de tecnología comenzaron a señalar una nueva especificación para sus productos: Soporta Wi-Fi 6.

Pero, ¿qué es este nuevo estándar? Wi-Fi 6 es la última generación en conectividad inalámbrica. Al igual que con la mayoría de los nuevos estándares, el Wi-Fi 6 hará que nuestra conexión sea mejor y más rápida. Pero hay que tener en cuenta que el objetivo principal de la Wi-Fi 6 es aumentar el rendimiento y la confiabilidad de la conectividad inalámbrica a nivel de red, no necesariamente en un solo dispositivo o en un único punto de acceso.

Gran parte de la nueva inteligencia computacional detrás de Wi-Fi 6 se dedicará a manejar la transmisión a múltiples dispositivos a la vez. Esta Wi-Fi es para un mundo lleno de dispositivos móviles, dispositivos IoT y equipos conectados.

Básicamente, esta tecnología permite que más dispositivos operen simultáneamente en el mismo canal Wi-Fi, lo que mejora la eficiencia, los tiempos de latencia y el rendimiento de datos de la red inalámbrica. Aunque Wi-Fi 6 está diseñado para mejorar el rendimiento de las redes Wi-Fi, su dispositivo podrá experimentar hasta cuatro veces la capacidad y cuatro veces el rendimiento de datos (la cantidad de datos movidos de un punto a otro) que lo que hacen los estándares de redes inalámbricas actuales.

Una vez se adopte este nuevo estándar de Wi-Fi, deberíamos tener velocidades más rápidas, la capacidad de conectar simultáneamente tantos dispositivos IoT como lo permitan nuestros hogares, oficinas, cafeterías y aeropuertos por ejemplo, y posibles beneficios anexos como una mejor duración de la batería.

Estamos un paso más cerca de un futuro lleno de gadgets interconectados ¿es nuestra noción de un futuro ideal?.